21 May
péndulo

El Péndulo y la Radiestesia

Según la mayoría de los expertos en el tema, es inútil buscar explicaciones eminentemente físicas o, si se quiere, lógicas, para entender las extrañas y fascinantes reacciones del péndulo y la radiestesia.

Los Pensamientos Predominantes Sobre Este Fenómeno

radiestesiaDe acuerdo con las nuevas tendencias que intentan desentrañar este fenómeno, ya no se trata de suponer que existen interacciones y/o energías de tipo electromagnéticas u otras análogas.

Tampoco se trata, según la opinión especializada mayoritaria, de considerar que son los espíritus u otras fuerzas paranormales, quienes causan el movimiento pendular.

Ahora, lo anterior tiene una explicación, por supuesto, que, por demás, provine de una suerte de “decantación lógica de conceptos”, que pasaremos a explicar.

Según el conocido “principio de economía de hipótesis”, cuando existen varias explicaciones hipotéticas para un fenómeno determinado, debemos empezar por analizar la hipótesis más sencilla”, en nuestro caso, sobre el péndulo y la radiestesia.

Ahora, únicamente para el caso en que la hipótesis-explicación no llegue a explicar todos los frentes del fenómeno analizado, se debe continuar con la hipótesis que le sigue en complejidad y, así, sucesivamente.

Pero, para ir apuntalando conceptos más precisos y concretos sobre este fascinante tema, digamos que la explicación “espiritualista” (permítasenos la expresión) no iría en consonancia con el principio que acabamos de explicar sucintamente.

Le seguiría, por ser menos compleja, la explicación parapsicológica que, dicho sea de paso, no es fácil de entender, aunque haremos un esfuerzo por presentársela al lector, de la manera más sencilla posible.

No sólo los expertos en temas parapsicológicos y/o paranormales sino, además, muchas de las áreas de la ciencia convencional, admiten la existencia del llamado “Inconsciente Colectivo de la Humanidad”.

Continuando con una suerte de secuencia lógico-conceptual, tenemos que ese Inconsciente Colectivo le brinda, a cada individuo, lo que se ha denominado “Potencialidad Parapsicológica” o, lo que es lo mismo, la capacidad de generar fenómenos paranormales.

Ahora, y aquí viene algo verdaderamente trascendental, esa capacidad está “inserta” en la genética del ser humano, aunque este hecho preexistente, no implica que todos desarrollemos capacidades paranormales.

Continuando Con la Explicación del Péndulo y la Radiestesia

pendulo radiestesiaEn atención a lo anterior, es posible que muchas personas nazcan, crezcan y mueran sin haber protagonizado algún fenómeno paranormal, por muchas circunstancias que no es de caso detallar.

En cambio, otras personas se dedican, desde su niñez y/o adolescencia, a un prolongado e intenso entrenamiento para que, de esa manera, cualquier fenómeno paranormal se manifieste ante ellos o por ellos.

Ahora, uno de los fenómenos parapsicológicos más conocidos y estudiados, es el de la clarividencia.

En el tema específico del péndulo y la radiestesia, la clarividencia se manifiesta cuando, luego de un esfuerzo mental muy (o relativamente) exigente, intuimos o, si se quiere, “sabemos” (por vías que no son racionales) la respuesta que el clarividente está buscando.

Pero, para quien no es clarividente natural, aunque cuente con la capacidad potencial (como lo habíamos explicado ya), será necesario recurrir (si le interesa develar algo desconocido a los sentidos físicos) a un mecanismo sustituto.
De esta manera, entonces, se puede valer del péndulo, que opera así: la clarividencia natural (pero de la que no es consciente el individuo) hace que el inconsciente ya conozca la respuesta al interrogante.

Ahora, por ser, precisamente, inconsciente, el individuo no se hace consciente de la respuesta. El inconsciente, que sigue presionado por la exigencia de quien está buscando una respuesta, busca un medio alterno para expresar la información que “conoce”.

Para tal fin, le ordena al sistema nervioso central (primero) y al periférico (luego) una suerte de contracciones musculares que son involuntarias e inconscientes para imprimirle al péndulo su giro, en uno u otro sentido.
Así las cosas, el inconsciente (que conoce la respuesta) del clarividente inconsciente (valga la redundancia), le ordena a su sistema nervioso que gire el péndulo y, de esta manera, dé la repuesta que dicho inconsciente ya sabe.
Parece un juego de palabras (realmente, no lo es si leemos con detenimiento), pero es la mejor explicación posible sobre el péndulo y la radiestesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *