Cómo rechazar una cita

¿Cómo rechazar una cita de forma educada?

Todos en algún momento nos hemos encontrado en esa complicada situación de rechazar una cita. Se trata de una sensación rara, aunque la primera cita saliera muy bien y la otra persona sea realmente agradable, en ocasiones no tenemos la certeza de desear ir a otra cita con esa persona.


En ese sentido, decir que no a una cita de manera apropiada suele ser algo un poco complicado, por eso, a través de este artículo hablaremos sobre cómo rechazar una cita de forma educada para evitar herir los sentimientos de la otra persona, siguiendo los pasos de Anna Bey, líder y empoderadora femenina que tiene muy claro qué hacer en situaciones como esta.

Consejos para rechazar educadamente una cita

Las primeras citas suelen ser siempre como de prueba, y si bien los asesores de citas normalmente recomienda una segunda para poder comprobar realmente nuestros sentimientos, lo cierto es que en ocasiones basta con los primeros minutos de una primera cita para saber que esa persona no es la indicada y que no queremos otra cita. Teniendo esto en cuenta, a continuación señalamos algunos consejos sobre como rechazar de manera educada una cita:

1. Ser respetuoso

Sin importar que no tengamos el menor interés en esa persona, tenemos que ser respetuosos. En ocasiones existe la posibilidad que, más allá de la cita, nazca una buena amistad, lo mejor siempre será hablar de forma educada, evitando ser cruel con las palabras usadas.

2. No enviar mensajes contradictorios

Al tratar de ser amable cuando rechazamos una cita, suele ser común que nuestro subconsciente termine causando que sonriamos; sin embargo, debemos tener en cuenta que una cara sonriente podría ser entendida como coqueteo por la otra persona.

Es precisamente por esa razón que debemos ser serios y concisos, sin ser muy amables después de rechazar la invitación; de otro modo, la persona podría creer que existe alguna oportunidad.

3. Decir que tenemos planes

Esta clase de excusa en realidad únicamente logra funcionar un par de veces, por lo que es importante que la utilicemos de forma sabia. De nuevo, resulta complicado debido a que deseamos continuar alejando a alguien, sin embargo, es muy probable que de igual manera termine entendiendo el mensaje.
La mayor parte de las personas suelen invitar a salir a alguien al tener una gran certeza de que conseguirán una respuesta positiva, por lo que al no hacerlo, entenderán con rapidez que no iban por el camino correcto.

4. Agradecer por la invitación

Pareja enfadada

Esto resulta sumamente útil y apropiado para lograr evitar que la otra persona llegue a sentirse mal por ser rechazada. Agradecer se trata de una buena manera de demostrar que realmente apreciamos el gesto y también el interés mostrado por esa persona, incluso si no tenemos las mismas intenciones.

5. Decir sencillamente que no

No tenemos que dar explicaciones, aunque en caso de tener pareja podemos decirlo; en cualquier caso, incluso al estar solteros no debemos redundar en detalles, sino que podemos decir simplemente que no.

En ciertos casos, con el fin de salir del problema, terminamos dando explicaciones para no decir la verdad, que no estamos interesados. Sin embargo, esto podría terminar ocasionándonos inconvenientes a futuro, debido a que existen personas bastante insistentes, y mientras más explicaciones damos, más quieren continuar insistiendo.

6. Hacerle saber que en este momento te encuentras enfocada en otras cosas

Esta suele tratarse de una “excusa” muy apropiada y acertada debido a que, por lo general, llega a ser mucho más cierta de lo que podríamos llegar a imaginar. Consiste en una buena manera de dejarle saber a una persona no deseamos salir con ella, pero no es debido a que te cae mal.
En este sentido, podemos decir sencillamente que nos encontramos ocupado con nuestra carrera o que solemos usar la mayoría de nuestro tiempo libre realizando alguna determinada actividad.
Esto resulta más agradable y educado que solo rechazar directamente a una persona porque no nos atrae y al mismo tiempo, podría terminar empujándonos a dedicar mayor tiempo a otras cosas.

7. Ser directo, pero no cruel

Cuando deseamos rechazar una cita educadamente, pero nos preocupan los sentimientos de la otra persona, lo mejor suele ser dejar todo claro de forma directa y rápida. Mientras más pronto aclaremos la situación, más pronto la otra persona logrará continuar con su vida.
Ahora bien, es importante que no seamos groseros y evitemos insultar a la otra persona; únicamente tenemos que ser sinceros, un “No, gracias” permitirá resolver la situación para ambos.

8. No decir quizás, en lugar de decir no

Rechazar una cita

El desear rechazar una cita, no quiere decir que tengamos que recurrir al “conveniente” quizás únicamente por temor a decir que no. La mejor solución será sencillamente recopilar nuestros pensamientos e intentar ser directos.
Y es que al decir algo similar a un quizás, únicamente conseguiremos intensificar los esfuerzos de la otra persona para conquistar nuestro corazón y en consecuencia, lograremos que el rechazo que vendrá después sea incluso más doloroso.

9. Establecer límites

Cuando alguna persona que conocemos muy bien nos invita a salir, suele ser probable que deseemos establecer ciertos límites; tal vez esa persona pensó que tenía alguna oportunidad debido a la forma en que interpretó nuestro comportamiento; y de ser así, debemos analizar cómo actuamos.

10. Decir que acabamos de terminar una relación

Finalmente, podemos rechazar una cita de forma educada al decir que acabamos de terminar una relación y que nuestro corazón aún se encuentra dolido por la ruptura, que no hemos logrado superar a nuestro ex, y no deseamos salir con nadie más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.